Archivo de la categoría: Cuentos

Un loco suelto

Un loco sueltoUna mujer de avanzada edad llamada Norma estaba apunto de tomar su ducha antes de dormir, por lo que decidió prender la televisión para no sentirse tan sola, y de esa manera poder tomar una ducha tranquila escuchando las noticias del día.

En medio de la ducha escuchó que la televisión advertía que un loco estaba suelto por el pueblo en donde vivía, algo que la atemorizó tanto que salió de la ducha para acercarse al televisor y de esa manera poder saber todos los detalles acerca de esa noticia que la había perturbado. Pero al llegar frente al televisor no pudo ver nada, y cambió todos los canales para ver si alguno hablaba acerca de esa noticia que recientemente había escuchado.

Al no poder saber nada más acerca de la noticia de que un loco asesino que se encontraba en el manicomio del pueblo se había escapado, decidió llamar a su hijo para preguntarle si había escuchado esa noticia, lamentablemente el hijo no había escuchado nada y le dijo que se quedara tranquila que no pasaba nada.

Norma, ya tranquilizada decidió recostarse en su cama para poder conciliar el sueño, y de esa manera pensar que tan solo fue una leyenda corta que oyó por la televisión, por lo que logró rápidamente calmar su mente y dormirse. Al pasar las horas la tormenta comenzó a agitarse, e incluso hubo muchos relámpagos y truenos verdaderamente fuertes, pero nada de eso logró despertar a la mujer. Solo fue cuando sintió que sus sábanas caían al suelo cuando se despertó, y dijo “el loco”.

Una voz perturbadora le respondió: “Vine a llevarte al mundo de las tinieblas, no soy un loco, soy el que estaba esperando el momento para poder guiarte hacia donde pasarás toda la eternidad debido a todos los males que hiciste en tu vida”.

La mujer de blanco

La mujer de blancoEntre los viajeros nocturnos, trabajadores encargados de manejar camiones o buses de larga distancia, circulan una gran cantidad de cuentos y leyendas relacionados a supuestas apariciones al costado de las rutas y autopistas. En este caso te introduciremos en la historia de la mujer de blanco, una misteriosa aparición divisada en las rutas de América del Sur, seguramente un alma en pena en busca del camino hacia la luz.

Se cuenta que aquellos viajeros nocturnos de ruta, durante extensos viajes en solitario, han podido observar una extraña presencia al costado de las rutas. Muchas veces esta presencia simplemente se encuentra parada e inmóvil, aunque otras veces puede presentar ciertos movimientos de manos como si se encontrara pidiendo auxilio.

Lo cierto es que realmente ningún conductor desearía parar en medio de la noche para verificar la veracidad de la aparición, de hecho, la vestimenta de esta mujer presenta una connotación un tanto misteriosa. Se trata de una mujer de piel blanca y pelo rubio, con un vestido blanco parecido a una prenda de novia, el cual llega hasta el suelo, impidiendo que sus pies puedan divisarse.

Se cuenta que muchos viajeros han detenido su marcha pensando que esta mujer se encontraba en alguna clase de peligro, aunque al detener el coche unos metros delante de la presencia, la misma ya no se encontraba en el lugar. Dado esto, los conductores atónitos deciden dar marcha nuevamente al automóvil y alejarse del lugar lo más rápido posible.

Lo extraño es que kilómetros más adelante, la presencia podía observarse nuevamente al costado de la ruta mostrando exactamente los mismos signos físicos. Este detalle aterrador ha provocado que los conductores aceleren su marcha a una velocidad notable, intentando escapar de la presencia de la mujer. En muchos casos, existen relatos en casos extremos dónde el conductor echa un vistazo a través de su espejo retrovisor, dándose con la macabra noticia que la mujer se encontraba sentada en el asiento trasero, aunque al voltear, la presencia ya no se encontraba aquí.

Se estima que se trata de un alma en pena, una mujer que años atrás habría fallecido en un accidente de coche, por lo cual vaga solitaria a través de las noches por las rutas, incomodando a todo conductor.

El puente del clérigo

El puente del clérigo

En México, específicamente en la región de Santiago Tlatelolco existe una leyenda corta, sobre un religioso llamado Juan de Nava y un portugués llamado Duarte de Zarraza.

El relato de miedo cuenta que por allá en el siglo XVII (17) había una muy linda joven que se llamaba Margarita Jáuregui, ella estaba al cuidado dedicado de su tío, un hombre de buenas costumbres, honorable, que se dedicaba al estudio y la propagación de la religión católica. El nombre del tío era don Juan de Nava.

Un día un hombre que venía de Portugal, un lejano país colonizador, llamado don Duarte de Zarraza, se enamoró de la joven Margarita. Pero el tío de ella prohibió rotundamente la relación, debido a que el portugués era conocido por ser un mujeriego y se sabía que era bastante machista.

Luego de muchas peleas, una tarde el religioso don Juan de Nava estaba caminando por un puente, donde yacía escondido el mujeriego portugués, que cegado por la ira le clavó un puñal en el cráneo y tiró el cadáver al río.

Sin poder tomar por esposa a la joven Margarita –enlutada por el fallecimiento de quien era como su Padre- se escapó un año a Veracruz. La leyenda de terror cuenta que para ingresar al poblado donde vivía Margarita era necesario pasar por el desdichado puente.

Duarte de Zarraza volvió un año después a buscar a su amada, pero nunca llegó a la ciudad. Un par de días después encontraron su cadáver, justo en el puente donde había asesinado al clérigo. Su cuerpo estaba lleno de puñaladas y su rostro desfigurado totalmente. Lo más aterrador de este cuento corto de miedo, es que sobre yacía un cuerpo con notable estado de descomposición vestido con la ropa de don Juan de Nava y con un puñal clavado en el cráneo. Era obvio, el cura había vuelto de su tumba para cobrar venganza y vaya que la tuvo.

Un horrible relato corto de terror que nos enseña el poder y la maldad que yace en algunas personas, que son capaces de asesinar a otros por solo un capricho. Y también nos enseña la eficacia de la venganza.