El misterio del Muki

El misterio del Muki

Según cuentan viejas leyendas, en las minas más profundas del Perú habita este ser que los viejos mineros llaman Muki. El mismo ha cambiado su aspecto según los relatos, a través de la historia, algunos lo describían como un pequeño ser vestido con harapos y una vela en la mano derecha mientras otros recuerdan haberlo visto en forma de un pequeño niño con cuernos y una especie de candelabro a queroseno en su mano derecha.

Para algunos; benévolo, para otros, castigador el Muki desarrollaba su interacción con los mineros peruanos durante la madrugada, donde con su faro en alto alumbraba el fondo de las minas e incitaba a los trabajadores a no detenerse a pesar de su cansancio.

Muchos atribuyen al Muki el derrumbe espontáneo de algunas de las minas más grandes de Perú ya que según dicen es su forma de expresar el enojo cuando los mineros no cumplen con sus peticiones y antojos. Algunos afirman que el Muki es capaz de otorgar grandes retribuciones a aquellos que cumplan con sus caprichos y peticiones, dichas recompensas iban desde una salud inquebrantable hasta piedras preciosas del tamaño de una pelota de golf.

Aunque Perú es una tierra llena de leyendas y supersticiones la historia del Muki perdura a través del tiempo como una de las historias con mas versiones de parte de la gente de los pueblos cercanos a las minas, algunos afirman que los mineros recompensados por el Muki con el correr del tiempo sufrieron extraños y fatales accidentes como si de una maldición se tratara. Se dice que este engañoso ser aún vaga por las antiguas minas abandonadas en busca de alguien que caiga en sus tentadoras pero mortales trampas.

Riquezas o salud momentánea a cambio de alguna petición azarosa y encaprichada, el resultado un fatídico e inesperado final para los beneficiarios de dichas recompensas. ¿Acaso vale la pena? Lo cierto es que este misterio ha rondado por el Perú desde tiempos inmemorables y sigue estando vigente incluso al día de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *