El puente del clérigo

El puente del clérigo

En México, específicamente en la región de Santiago Tlatelolco existe una leyenda corta, sobre un religioso llamado Juan de Nava y un portugués llamado Duarte de Zarraza.

El relato de miedo cuenta que por allá en el siglo XVII (17) había una muy linda joven que se llamaba Margarita Jáuregui, ella estaba al cuidado dedicado de su tío, un hombre de buenas costumbres, honorable, que se dedicaba al estudio y la propagación de la religión católica. El nombre del tío era don Juan de Nava.

Un día un hombre que venía de Portugal, un lejano país colonizador, llamado don Duarte de Zarraza, se enamoró de la joven Margarita. Pero el tío de ella prohibió rotundamente la relación, debido a que el portugués era conocido por ser un mujeriego y se sabía que era bastante machista.

Luego de muchas peleas, una tarde el religioso don Juan de Nava estaba caminando por un puente, donde yacía escondido el mujeriego portugués, que cegado por la ira le clavó un puñal en el cráneo y tiró el cadáver al río.

Sin poder tomar por esposa a la joven Margarita –enlutada por el fallecimiento de quien era como su Padre- se escapó un año a Veracruz. La leyenda de terror cuenta que para ingresar al poblado donde vivía Margarita era necesario pasar por el desdichado puente.

Duarte de Zarraza volvió un año después a buscar a su amada, pero nunca llegó a la ciudad. Un par de días después encontraron su cadáver, justo en el puente donde había asesinado al clérigo. Su cuerpo estaba lleno de puñaladas y su rostro desfigurado totalmente. Lo más aterrador de este cuento corto de miedo, es que sobre yacía un cuerpo con notable estado de descomposición vestido con la ropa de don Juan de Nava y con un puñal clavado en el cráneo. Era obvio, el cura había vuelto de su tumba para cobrar venganza y vaya que la tuvo.

Un horrible relato corto de terror que nos enseña el poder y la maldad que yace en algunas personas, que son capaces de asesinar a otros por solo un capricho. Y también nos enseña la eficacia de la venganza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *