La mujer de blanco

La mujer de blancoEntre los viajeros nocturnos, trabajadores encargados de manejar camiones o buses de larga distancia, circulan una gran cantidad de cuentos y leyendas relacionados a supuestas apariciones al costado de las rutas y autopistas. En este caso te introduciremos en la historia de la mujer de blanco, una misteriosa aparición divisada en las rutas de América del Sur, seguramente un alma en pena en busca del camino hacia la luz.

Se cuenta que aquellos viajeros nocturnos de ruta, durante extensos viajes en solitario, han podido observar una extraña presencia al costado de las rutas. Muchas veces esta presencia simplemente se encuentra parada e inmóvil, aunque otras veces puede presentar ciertos movimientos de manos como si se encontrara pidiendo auxilio.

Lo cierto es que realmente ningún conductor desearía parar en medio de la noche para verificar la veracidad de la aparición, de hecho, la vestimenta de esta mujer presenta una connotación un tanto misteriosa. Se trata de una mujer de piel blanca y pelo rubio, con un vestido blanco parecido a una prenda de novia, el cual llega hasta el suelo, impidiendo que sus pies puedan divisarse.

Se cuenta que muchos viajeros han detenido su marcha pensando que esta mujer se encontraba en alguna clase de peligro, aunque al detener el coche unos metros delante de la presencia, la misma ya no se encontraba en el lugar. Dado esto, los conductores atónitos deciden dar marcha nuevamente al automóvil y alejarse del lugar lo más rápido posible.

Lo extraño es que kilómetros más adelante, la presencia podía observarse nuevamente al costado de la ruta mostrando exactamente los mismos signos físicos. Este detalle aterrador ha provocado que los conductores aceleren su marcha a una velocidad notable, intentando escapar de la presencia de la mujer. En muchos casos, existen relatos en casos extremos dónde el conductor echa un vistazo a través de su espejo retrovisor, dándose con la macabra noticia que la mujer se encontraba sentada en el asiento trasero, aunque al voltear, la presencia ya no se encontraba aquí.

Se estima que se trata de un alma en pena, una mujer que años atrás habría fallecido en un accidente de coche, por lo cual vaga solitaria a través de las noches por las rutas, incomodando a todo conductor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *